null Declaración institucional ante la situación en Afganistán

Declaración institucional ante la situación en Afganistán

Situación en Afganistán
14 sept. 2021

La Junta de Portavoces ha aprobado esta mañana la siguiente declaración institucional: 

Tras los acontecimientos ocurridos en Afganistán con el regreso de los talibanes al poder y la situación de riesgo para la vida de la población afgana, en especial para la vida de las mujeres y las niñas, ante la proclamación de un emirato regido por la ley islámica (sharia), las Juntas Generales de Araba manifiestan lo siguiente:

-          Exigimos el máximo respeto y protección de las leyes humanitarias internacionales, así como el ejercicio de los derechos y libertades por parte de todos y todas las ciudadanas.

-          Hacemos un llamamiento a toda la comunidad internacional para que actúe con firmeza y unidad, a la hora de combatir la amenaza terrorista global, de evitar que dicho país se convierta en refugio de organizaciones terroristas o se utilice como plataforma de terrorismo internacional, y de garantizar que se respeten los derechos humanos básicos.

-          Apelamos a las Naciones Unidas, pero también al resto de países y particularmente a la Unión Europea, para que defiendan los valores humanos universales y estén a la altura de las circunstancias prestando asistencia y ayuda humanitaria a la población civil, asegurando la presencia y participación de actores humanitarios en el terreno, y facilitando la acogida internacional de todas aquellas personas refugiadas de Afganistán que quieran salir libremente de su país , en busca de un nuevo futuro más esperanzador.

-          Es imprescindible que ante la   crisis humanitaria que se avecina, se posibiliten los tránsitos seguros, a través de corredores humanitarios que garanticen rutas seguras para todas las personas refugiadas que se vean obligadas a tener que abandonar sus países por cuestión de persecución, guerra o cualquier otra vulneración de derechos humanos.

-          Los derechos de las mujeres y las niñas deben estar en el centro de la respuesta mundial ante la crisis actual. Son ellas las que tienen mayor riesgo de ser negadas en su dignidad, sometidas, esclavizadas e incluso asesinadas. En el anterior Gobierno talibán, entre 1996 y 2001, ellas no podían salir de casa ni pisar la calle solas, ni estudiar, ni trabajar, ni participar en las decisiones de su comunidad política, ni asistir a una consulta médica por propia decisión, ni quedarse a solas con un médico varón. Amnistía Internacional recuerda que en los últimos 20 años y gracias fundamentalmente a la ingente ayuda social y económica internacional, los derechos de las mujeres y niñas afganas progresaron sustancialmente y han podido participar más activamente en la vida política, económica y social del país. A pesar del conflicto permanente, mujeres afganas han conseguido ser abogadas, médicas, juezas, profesoras, ingenieras, atletas, políticas, periodistas, empresarias, agentes de policía y miembros del ejército, activistas de derechos humanos.

Hoy la situación de las mujeres afganas se agrava aún más si la comunidad internacional no actúa de forma rápida y decisiva. Miles de afganas corren riesgo de sufrir represalias de los talibanes y de quedar abandonadas a un futuro incierto por lo que es fundamental prestar especial atención al posible retroceso en materia de derechos humanos de las mujeres y colectivos más vulnerables del país, facilitando su acogida en caso de que ésta sea solicitada.

En estos momentos es imprescindible la colaboración interinstitucional, por eso:

-          Apelamos al Gobierno Vasco a que ponga a disposición los recursos propios destinados a personas solicitantes de protección internacional y al Gobierno de España a la utilización de las plazas disponibles destinadas a la acogida de solicitantes de protección internacional.

-          Solicitamos la inclusión en la agenda europea de la propuesta SHARE impulsada por el Gobierno Vasco desde 2018, para aplicar y plasmar el principio de corresponsabilidad ante el reto migratorio que estamos viviendo, de manera que de ofrezcan respuestas integrales mediante un compromiso responsable orientado a la construcción de sociedades inclusivas.

-          Ante la urgencia de incrementar y diversificar las vías legales de entrada para personas que necesitan protección internacional, solicitamos tanto al Gobierno Vasco como al Gobierno de España los programas de colaboración con las organizaciones sociales expertas en la materia como el programa Patrocinio Comunitario, desarrollado de manera pionera en Euskadi y que ofrece la oportunidad a la ciudadanía de participar directamente en la labor de acogida e integración de las personas refugiadas.

-          Solicitamos al Gobierno de España reforzar la interlocución con los 45 afganos residentes en Euskadi para facilitar la recepción de los datos de sus familiares con el objetivo de impulsar los reagrupamientos familiares.

-          Queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo al pueblo afgano en estos momentos difíciles ante la implantación de un sistema totalitario que amenaza con la represión y el recorte de las libertades y los derechos humanos.

-          A consecuencia de todo lo anterior, como muestra del compromiso en la defensa de los valores que guían la acción de nuestro territorio, reiteramos la declaración del Territorio Histórico de Álava como lugar de acogida y refugio para todas aquellas personas que lo precisen, independientemente del momento o situación dada, teniendo como única condición la vulneración de cualquiera de los Derechos Humanos.