contacto | solicitud de información | ÁREA PRIVADA | enlaces | mapa del sitio eu | es |
Está en: Página principal > Información institucional > Funciones generales > Controlan e impulsan Actividad de la DFA >

  • En directo
  • Mediateca
  • Histórico de vídeos
  • Expedientes
  • Relación con la ciudadanía
  • Transparencia

Controlan e impulsan la actividad de la Diputación Foralimagen

Las relaciones entre la Diputación Foral y las Juntas Generales son las propias de un sistema parlamentario, en el que la Diputación Foral (poder ejecutivo) responde de su gestión ante las Juntas Generales (poder legislativo) y está sometida a su control. Las Juntas Generales no sólo eligen al Diputado o Diputada General sino que pueden provocar su cese a través del mecanismo conocido como moción de censura, además de controlar e impulsar la gestión política del gobierno foral mediante diversos medios.
 
Los medios de control e impulso de la actividad de la Diputación Foral son los siguientes:

Instrumentos de control al ejecutivo

La moción de censura: Las Juntas Generales pueden exigir la responsabilidad de la Diputación Foral por medio de la moción de censura. La moción de censura debe presentarse a propuesta de, al menos, quince Procuradores e incluir un candidato a Diputado General. Una vez que por la Mesa se ha comprobado que la iniciativa cumple los requisitos reglamentarios, se comunica a los Grupos Junteros y a la Diputación Foral. La moción tiene un plazo de espera entre su presentación y el señalamiento de la sesión para su votación de al menos cinco días, durante los cuales se podrán presentar mociones alternativas, que tiene que cumplir con los mismos requisitos.
La sesión donde se debate la moción de censura comienza con su defensa por parte de alguno de los Junteros que la haya firmado y después el candidato propuesto expone su programa. Tras estas intervenciones, el Presidente de las Juntas puede suspender la sesión por un plazo no superior a veinticuatro horas. Reanudado el Pleno toman la palabra los Grupos Junteros y se da un turno de réplica a todos los intervinientes.
Finalmente se somete a votación la moción de censura. Si prospera con el voto de la mayoría absoluta del Pleno supone el cese del Diputado General y de la Diputación Foral y queda proclamado nuevo Diputado General el candidato que se haya propuesto en la moción.
También se puede exigir la responsabilidad de un Diputado Foral, mediante la presentación frente a éste de una moción de censura. En este caso no procede la propuesta de otro candidato ni de mociones alternativas. En caso de que prospere la moción de censura contra un Diputado Foral, el Diputado General le cesará de forma inmediata.

La cuestión de confianza: La Norma Foral de Organización Institucional del Territorio Histórico de Álava dice que el Diputado General puede plantear ante las Juntas Generales de Álava la cuestión de confianza sobre su política general, que de ser denegada dará lugar a su dimisión. La cuestión de confianza se presenta mediante escrito motivado elaborado en el Consejo de Diputados. Tras el correspondiente debate en el Pleno de las Juntas Generales convocado al efecto, se procede a la votación de la cuestión de confianza, que se entiende otorgada cuando obtuviese la mayoría simple de los votos de las Juntas Generales. Si se negara la confianza, el Diputado General presentará su dimisión, debiendo procederse a la designación de un nuevo Diputado General.

Las interpelaciones: Los Procuradores, a través de su Grupo, pueden formular interpelaciones a la Diputación Foral y a cada uno de sus miembros requiriendo los motivos o propósitos de la conducta del ejecutivo en cuestiones referentes a determinados aspectos de su política. La admisión de la iniciativa da lugar a su inclusión, tras trasladarla a la Diputación Foral, en el orden del día de un pleno de control, sustanciándose mediante turnos de palabra en el que se suceden el interpelante y el miembro de la Diputación Foral a quien va dirigida la iniciativa. Las interpelaciones pueden dar lugar a mociones derivadas de ellas, para que la cámara muestre su posición sobre el particular.

Las preguntas: El Reglamento de las Juntas Generales establece que los Procuradores pueden formular preguntas, para su contestación ante el Pleno, que será el denominado “de control” o ante la Comisión correspondiente por razón de la materia, dirigidas a la Diputación Foral y a cada uno de sus miembros, mediante un escrito en el que formulen interrogantes sobre una materia, un hecho, una situación o una información; sobre si la Diputación ha tomado o va a tomar alguna providencia en relación con algún asunto o sobre si va a entregar a las Juntas algún documento o a informarlas sobre algún extremo. Las preguntas, tanto en Pleno como en Comisión, se sustancian con intervenciones de su autor y del representante de la Diputación Foral correspondiente. También pueden formularse preguntas a la Diputación para su respuesta por escrito, teniendo en ese caso el ejecutivo foral un plazo de veinte días para contestarlas desde el momento de su traslado.

Las comparecencias en Comisión de los Diputados Forales o de otras autoridades o funcionarios que no sean Diputados Forales: Los Diputados Forales deben comparecer ante las Comisiones de las Juntas cuando éstas lo hayan acordado, al objeto de informar sobre un extremo concreto, o bien con generalidad, sobre alguna materia competencia de su departamento o sobre su política general. En estos casos, intervienen los Procuradores representantes de todos los Grupos para solicitar aclaraciones y hacer observaciones, respondiendo el represente del ejecutivo foral. También pueden acordarse comparecencias de otras personas, autoridades o funcionarios, que no sean Diputados Forales ante las Comisiones de las Juntas Generales, siempre que la motivación de la comparecencia se refiera a cuestiones que afecten o tengan relación inmediata con el Territorio Histórico de Álava.

Sesiones informativas de los Diputados Forales en las Comisiones: Se trata de comparecencias a petición propia de los Diputados Forales ante la Comisión que determine la Mesa para informar de las actividades de su competencia. A estas sesiones los Diputados pueden asistir acompañados de altos cargos de la Diputación Foral. En la comparecencia, y tras la exposición del Diputado, los Grupos, a través de sus vocales en la Comisión, pueden formular preguntas u observaciones, a las que responde nuevamente el representante del ejecutivo foral y los altos cargos que le acompañen.

Las solicitudes de información a la Diputación Foral o a otras administraciones: Para el cumplimiento de su función de control al ejecutivo, los Procuradores, a través de su Grupo, pueden pedir a la Diputación Foral los datos, informes y documentación que obren en poder de ésta. El ejecutivo foral debe cumplimentar la solicitud en la plazo máximo de veinte días o, en su caso, explicar las razones por las que no ha podido hacerlo. También pueden los Procuradores, a través de la presidencia de las Juntas Generales, solicitar de la administración autónoma, de los otros Territorios Históricos o de las entidades locales alavesas aquella documentación que, afectando de alguna manera a Álava, tengan a bien proporcionarles.

Instrumentos de impulso del ejecutivo

Las mociones: Las mociones son iniciativas que pueden ser presentadas por cualquier Grupo Juntero y que tienen por finalidad que la Diputación Foral remita a las Juntas Generales una propuesta sobre alguna de las materias que sean de su competencia o bien que las Juntas Generales deliberen y se pronuncien sobre un determinado asunto.
Las mociones son admitidas a trámite por la Mesa que las remite al Pleno o a la Comisión competente por razón de la materia y se publican para que puedan ser enmendadas por los demás Grupos Junteros. En el debate intervienen el Grupo proponente, los enmendantes y los Grupos no enmendantes, procediéndose finalmente a la votación de la Moción y sus enmiendas. Las mociones aprobadas se publican y se notifican a la Diputación Foral como plasmación de la voluntad política de la cámara sobre un determinado asunto.

Las resoluciones de las Juntas Generales: La Diputación Foral puede remitir a las Juntas Generales comunicaciones sobre asuntos de su competencia que, dirigidas al Pleno o a la Comisión que corresponda, dan lugar a un debate en el que los Grupos Junteros pueden presentar propuestas de resolución sobre la materia objeto de discusión. Estas propuestas se votan, tras su defensa, y de ser aprobadas se publican en el Boletín Oficial del Territorio Histórico de Álava y se da cuenta de las mismas a la Diputación Foral o al órgano o entidad correspondiente como manifestación de la voluntad política de la cámara.

© Juntas Generales de Álava 2010 C/ Vicente Goicoechea, 2 01008 Vitoria-Gasteiz Tfno.: 945 125 100
Accesibilidad- Aviso Legal- Protección de datos-